Los revestimientos de fachadas son algo más que simples elementos decorativos, aunque evidentemente también tienen esta función. Un buen revestimiento de fachada puede ayudar a que esta sea más estanca y se aísle de manera más efectiva del frío, del calor o de los ruidos del exterior.

La fachada de una casa o de un edificio es también un aspecto importante en el valor del mismo, por lo que invertir dinero en recubrir la fachada es también una forma de subir el precio del mismo y de elevar su estatus. Sobre todo si este revestimiento se realiza en piedra o en madera.

Antes de decidirse por uno o por otro material es bueno conocer los pros y los contras de cada uno de ellos. Los precios, el mantenimiento y la dificultad en su montaje son los principales factores a considerar, teniendo en cuenta que tanto la piedra como la madera proporcionan un buen aislamiento y son estéticamente sobresalientes.

Revestimientos de piedra

Los revestimientos de piedra para casas y edificios son de los favoritos cuándo se pretende cubrir una fachada en su totalidad o en parte. El motivo es la gran variedad de piedras y de acabados que se encuentran en el mercado y que hacen que sea posible encontrar un producto adecuado a cada necesidad y presupuesto.

Es posible encontrar revestimientos de piedra natural pero también de piedra artificial. Las ventajas de los revestimientos de piedra artificial es que son más baratos y generalmente más resistentes que los realizados con piedra natural. Además es posible encontrar alternativas que difícilmente podríamos pagar en piedra natural.

La piedra natural puede ser estéticamente más atractiva para los expertos, aunque a ojos de un profano no va a ser sencillo diferenciarla. Sus propiedades aislantes son mejores, pero es más complicada y cara de colocar.

El mantenimiento de los revestimientos de piedra va a depender en gran parte del material utilizado. En piedra artificial lo normal es que no sea necesario un gran mantenimiento. En el caso de la piedra natural lo normal es que venga tratada, aunque habitualmente va a ser mucho más delicada y propensa a ensuciarse.

 Revestimientos en madera

La madera es un elemento de construcción que no es demasiado habitual en nuestro país, sin embargo en muchos otros lugares no solo es un elemento de revestimiento de fachadas, sino que es uno de los principales materiales de construcción en casas unifamiliares.

La madera es un elemento muy elegante, que proporciona no solo un gran valor estético al edificio, sino que también proporciona calidez, distinción y las mismas propiedades aislantes que otros materiales.

Poco a poco se va mejorando mucho en todo lo que se refiere a proteger la madera del fuego y de los elementos meteorológicos y ya es posible adquirir revestimientos en madera muy seguros y que prácticamente no tienen mantenimiento de ningún tipo.

Gracias a estas innovaciones, cada vez es más común ver no solo chalets o viviendas unifamiliares, sino incluso edificios en los que se emplean paneles de madera para revestir la fachada. Estos paneles ya no necesitan ser barnizados cada cierto tiempo y se mantienen impecables aun en lugares muy fríos.

Otra mejora significativa es la que tiene que ver con su montaje. Los antiguos revestimientos de madera eran muy complicados de montar. Debido a que tampoco se instalaban frecuentemente eran pocos los especialistas capaces de garantizar un acabado profesional y perfecto y debido a esto sus minutas eran tremendamente elevadas.

A día de hoy el montaje de los revestimientos de fachada de madera son mucho más sencillos de instalar y esto ha repercutido en que su precio sea mucho más bajo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *