La fachada de un edificio son las paredes que envuelven al mismo protegiéndolo de las agresiones del exterior, así pues su importancia es básica. Una buena fachada es uno de los elementos que determina la calidad de una vivienda, ya que si esta está dañada y mal aislada el agua, el frío o el viento pueden penetrar en los hogares de las personas que habitan el edificio haciendo que estas viviendas tenga serios problemas para calentarse en invierno o para luchar contra las humedades y los inconvenientes que estas traen consigo.

Una fachada en mal estado puede llegar incluso a ser causa de problemas de salud en los habitantes del edificio, causando corrientes o la aparición de hongos y moho. Todo esto origina a la larga problemas en el aparato respiratorio que pueden degenerar en bronquitis crónicas o asma y que son especialmente problemáticos en niños, personas mayores o aquellos que ya sufran estas enfermedades por otras causas y que pueden verlas muy agravadas. Los problemas de reuma, dolores musculares y articulares, también pueden ser causados por las corrientes de aire y la humedad de casas mal aisladas.

Si la fachada del edificio no está en buen estado es necesario plantearse la reparación de la fachada siempre realizada por un buen equipo formado por los mejores profesionales del sector.

¿Qué se debe de tener en cuenta al arreglar una fachada?

Para restaurar una fachada son muchos los elementos que se deben de tener en cuenta, pero los más importantes serían los siguientes:

Un buen aislamiento térmico: Aunque muchas personas creen que el aislamiento térmico del edificio viene exclusivamente dado por los acristalamientos, esto no es cierto. Los muros de la fachada también son un elemento fundamental, debiéndose de tener en cuenta al restaurar la fachada la hoja exterior de los mismos procurando reducir los puentes térmicos.

Un correcto aislamiento acústico: Un buen aislamiento acústico nos garantizará un buen descanso por la noche, sobre todo si vivimos en una zona de mucho tránsito de coches.

Una perfecta estanqueidad: Al arreglar la fachada es imprescindible garantizar que el agua no se filtrará al interior de las viviendas. Para esto se deben de localizar los puntos por los que ya entra el agua, en caso de que existan, y aquellos de riesgo por los que podría llegar a entrar en el futuro para llevar a cabo obras destinadas a prevenir la aparición del problema.

¿Qué debemos de pedirle a una buena empresa de reparación de fachadas?

Una buena empresa de reparación de fachadas debe de ser capaz de ofrecernos soluciones integrales a nuestro problema, es decir, localizar todos los puntos a reparar y ser capaces de asumir la obra en su totalidad para de este modo ahorrar costes económicos y pérdidas de tiempo.

También debemos de tener en cuenta que la empresa tenga un buen equipo de gestoría, que sean buenos conocedores de la ley y de los trámites a seguir para solicitar todos los permisos, acceder a las posibles ayudas y en definitiva no tener ningún tipo de problema legal mientras se realice la obra de restauración de la fachada.

También es muy importante que la empresa tenga una buena trayectoria y que cuente en su haber con un buen número de trabajos realizados. Además, debemos de exigir que nos indiquen que trabajos de restauración de fachadas han realizado para que podamos ver los resultados de su trabajo y conocer el grado de satisfacción de sus clientes. De este modo estaremos seguros de estar contratando a las personas adecuadas, avaladas por la experiencia de unos buenos trabajos anteriores.